miércoles, 22 de junio de 2011

INSOMNIO

Enlaces a esta entrada

Luces apagadas, la luz tenue de la farola se cuela entre las bolsas de basuras colgadas en la ventana a modo de cortinas.

Entre una manta y un colchón yace mi cuerpo dolorido y cansado del día, Espero en breve la visita de Morfeo, dios y señor de los sueños.

Sin embargo, mis ojos hinchados por las vigilias pasadas, permanecen abiertos... Vigilantes... Expectantes... Ahuyentando a cualquier comerciante de sueños e incluso, al mismísimo Morfeo.



Giro sobre mi mismo buscando la postura que obligue a mis ojos cerrarse. Me destapo... el silencio de la calle es roto por el paso de una ambulancia. Bostezos de desesperación acompañados por una solitaria lagrima q recorre mi mejilla. Vuelvo a taparme... en mi cabeza construyo frases en ingles... Anoto palabras que buscar y aprender, frases que decir y practicar mañana. Imagino situaciones y mantengo conversiones conmigo mismo...

La noche invita a pasear, pero ni Morfeo ni Afrodita ni ninguna de las deidades conocidas me han honrado esta noche con su presencia.

Un ligero dolor de cabeza comienza aflorar, supongo que como consecuencia de esta, mi pequeña, conocida e incansable amante.. INSOMNIO

martes, 7 de junio de 2011

MI HISTORIA COMIENZA AQUÍ

Enlaces a esta entrada
Tras un mes y doce días encerrado en esta país, sin la posibilidad de coger un coche para volver a los brazos que dejé atrás, y sin la opción de poder charlar mirando a los ojos de esos que son mis amigos y tantas otras cosas que sólo os contaré cuando ya las haya olvidado. Amanezco hoy con la certeza que una vida mejor es posible. No se si la merezco, ni si quiera si la conseguiré, pero se que con esfuerzo y sacrificio..... no es suficiente.

La experiencia ( también conocida como estadística) nos dice que con esfuerzo y sacrificio todo se puede conseguir. Sin embargo, si así es, ¿he de creer qué todo aquel que no tenga lo deseado por él, es causado por su falta de sacrificio y esfuerzo?... Me niego a creer eso pues condenaría a muchos seres queridos. Existe un factor importante el cual no está en nuestras curtidas manos controlarlo. Algunos lo llaman Suerte, otros Destino, los más esperanzadores le dicen Dios, y los más asustadizos Ley Cósmica.

No se donde se encuentra la clave del éxito, no se cual es la diferencia entre el que consigue triunfar en la vida y yo. Es posible que hayamos caminado los mismos senderos, pisado las mismas huellas y llorado las mismas lágrimas.... pero por motivos que no llegaré jamás a comprender, esa persona pueda estar relajada y tranquila con su vida..... Y la mía vuelve a comenzar de cero.

Algunos dicen que la Suerte se busca, yo pienso que se Compra. Si hablamos del Destino algún meditador de yoga, tai-chi o budista te dirá que es cuestión de esperar sentado, pero yo no quiero mi destino, yo quiero escribir mi historia encima de mi destino. Si no lo tienes es porque Dios no lo quiere y seguro que tiene algo mejor para ti, nos dirán otros. Pero hoy Dios es un desconocido para mi no le puedo confiar mi vida... Y de la justicia o ley cósmica, me río de ella

No es un lamento, no me mal entendáis, es sólo el pensamiento de un hombre. Un hombre el cual ha emprendido un viaje basado en el sacrificio, pues ha dejado mucho atrás, amigos, familia, contactos, comodidad. Con el único fin de conseguir una vida mejor, con la idea firme de construir su futuro y escribir su propia historia, y con las esperanzas e ilusiones de reunir de una vez por todas, sus tesoros. Un viaje, posiblemente de no retorno. (al menos eso me dice el instinto).

Quien no llora no mama, quien no arriesga no gana, quien no sufre no ama, tenemos refranes y frases hechas que nos recuerdan que la vida es para los luchadores y no para los que se quedan esperando... De los cobardes nunca se ha escrito nada..... Si queréis algo, si deseáis algo con todo vuestro corazón, emprender el camino e ir a por ello, porque nadie os lo va a traer, en todo caso os lo arrebatará. Y entonces, le echaréis la culpa, pero los verdaderos y únicos culpables sois vosotros, por no levantaros de vuestro acomodado sofá y reclamar lo que por destino, o por justicia divina, o cósmica os pertenece.

Mi historia comienza aquí y sólo se una cosa... que no estoy solo, que TÚ siempre estarás conmigo.

Sed buenos