domingo, 13 de marzo de 2011

AGUA PASADA

Enlaces a esta entrada
Agua pasada no mueve molino... Creo que este podría ser el título de esta semana ya acabada. Estos siete días han transcurrido bajo un manto de breves conversaciones, algún que otro enfado, muchos y complicados pensamientos los cuales no consigo plasmar en tinta, y por supuesto, como era de esperar, todo en compañía de mi incansable y querida amante (insomnio). Me doy cuenta que el mundo gira a un ritmo totalmente contrario a mi manera de ser y de actuar. Una conversación con una "amiga" es la que me ha llevado a sentarme frente a mi ya olvidado rincón. Esta "amiga" se ha quedado sin novio por que él ha decidido hacer caso a una psicóloga la cual le aconsejó que abandonase a su pareja pues debería pasar tiempo solo. Y mi "amiga", tras este hecho, decide ir al psiquiatra, pues no consigue dejar de llorar y no puede ir al trabajo y bla bla bla.... Baja por depresión.

Entre muchas de mis lecturas de esta semana me encuentro con una frase que me llevo a mi rincón donde poder pensarla y reflexionarla. "El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional". Desde el primer día que venimos a este mundo, la vida se dedica a golpearnos utilizando para ello todo lo que esté a su alcance, como puede ser una pareja, o manejando a la
muerte a su antojo... Pero esto es la vida, golpe tras golpe cumplimos años y vamos
comprendiendo que el dolor es parte de la vida.

Nos gusta regodearnos en nuestras propias desgracias, nos encanta que la gente sienta pena por nosotros, nos enorgullece pensar que nuestra situación es la más difícil y dura y que nadie será capaz de comprenderla. Nos martirizamos contando nuestras desgracias mil veces, a cada persona que vemos las castigamos haciéndoles oír nuestras últimas penas y con ello aprovechamos para recrearnos en lo bueno y bonito que era antes todo. Sufrimos inútilmente pensando una y otra vez en lo que tuvimos y en lo que se fue. Y así sólo conseguimos perder de vista el fascinante camino que nos queda por delante.

Esta actitud es la que nos hace sufrir gratuitamente, es la que nos lleva a caer en depresión, a escondernos bajo una manta y esperar con ella que con el nuevo día desaparezca el dolor.

Tras este pensamiento puedo oír vuestra contestación " Es que eso no es tan fácil".... Y es cierto no lo es, pero para superar una adversidad, lo primero es la aptitud, el resto es cuestión de tiempo, que es el que lo cura todo.

Sed buenos